$Menú.LogoKautio$
  • Inicio
  • Servicios
  • Blog
  • Preguntas
  • Destacados
  • Tarifas
  • Regístrate
  • Identificación

  • Blog

    www.consumidoresirache.com

    NUMEROSAS RECLAMACIONES POR ESTAFA EN INTERNET

    Por Kautio
    06/10/2016

     

    La Asociación de Consumidores de Navarra Irache ha recibido en los últimos meses numerosos casos de personas que han sido estafadas al realizar compras a través de internet. Los consumidores pagaron un dinero, en alguna ocasión hasta más de dos mil euros, por unos productos que nunca han llegado a su casa.


    Han aumentado últimamente los casos en los que el engaño ha sido posible porque el consumidor cree que la compra es segura por el mero hecho de haber contactado con el vendedor en un portal de compraventa que le resulta conocido. Otras veces, se trata directamente de empresas ficticias o de particulares que tratan de defraudar a los ciudadanos a través de la red.

    Portales de compraventa que no se hacen responsables de las transacciones entre particulares que se realizan a través de ellos

    Numerosas páginas web que sirven de soporte para la compraventa entre particulares no se hacen responsables de que se cumplan las condiciones pactadas en la transacción. De hecho, en las condiciones generales de algunos de estos portales consta la aceptación del usuario de que la web “no tiene ningún tipo de responsabilidad sobre los daños ocasionados por las relaciones contactadas a través del portal”. Incluso se reconoce que la página web “no garantiza la veracidad y exactitud, exhaustividad o autenticidad de los datos proporcionados por los usuarios”.

    Paga seiscientos euros por una bicicleta que nunca recibe y el supuesto vendedor ‘desaparece’

    Así, una persona vio en un portal un anuncio de venta de una bicicleta por seiscientos euros. Como la oferta se encontraba en una página web cuyo nombre le resultaba familiar y el aspecto del sitio le resultaba fiable, el consumidor creyó que era una compra segura y tras varios correos acordó que se le enviaría la bicicleta a través de una empresa de transportes a cambio de una transferencia de seiscientos euros. Un mes después de haber pagado, la bicicleta no ha llegado al domicilio y el afectado no ha conseguido contactar ni con el vendedor ni con la supuesta empresa de transportes.
    Idéntica situación a la sufrida por otra persona que creyó que había comprado una batería musical tras haber pagado 450 euros por ella. Meses después sigue sin dinero y sin noticias de la batería o el supuesto vendedor. En ambos casos, la empresa se exime de toda responsabilidad en estas estafas ya que, según dice, no es responsable del cumplimiento de los acuerdos entre los particulares y es un mero soporte, tal y como indican sus condiciones generales.

    Pagan en una página web 1.200 euros por un apartamento que ya lo había alquilado otra empresa

    En otros casos de estafa, es directamente el portal que ofrece el producto el que realiza el fraude. Así, un grupo de amigos quería viajar a Amsterdam en Semana Santa. Para ello, en diciembre dio con un portal en internet de alojamientos y reservó un apartamento para cinco días de abril. En primer lugar, tuvieron que transferir el importe correspondiente, 1.271 euros, a una cuenta facilitada a tal efecto.
    Cuando se disponían a ingresar también 1.000 euros de depósito de garantía -otra de las condiciones de la página web- descubrieron irregularidades. De un día para otro, la dirección de internet que habían utilizado había desaparecido de la lista de buscadores. A su vez, vieron que el mismo apartamento que habían reservado había sido alquilado por otra empresa en las mismas fechas y en exclusividad. Además, descubrieron en varios foros numerosas quejas acerca del portal. Desde ese momento, los amigos han tratado de contactar con la página web para recuperar su dinero sin éxito.

    Tras pagar  más de 2.300 euros en muebles para su casas, la empresa no da los muebles ni devuelve el dinero

    En otros casos, el consumidor se encuentra con que ha adelantado una importante suma de dinero y que, tiempo después, la empresa no ha enviado los productos ni le ha devuelto el dinero de la transacción, pese a que el afectado cuenta incluso con la factura correspondiente. Así, un asociado entró en una página web de muebles  y compró un frigorífico, un microondas, un horno y una lavadora para amueblar su nueva casa, por lo que pagó 2.351 euros. Unos días después un correo electrónico de la empresa, con sede física fuera de Navarra, comunicó al comprador que no podían cumplir el contrato. El afectado facilitó un número de cuenta y solicitó la devolución del dinero. Varios meses después, y tras varios requerimientos, no se ha producido la devolución.

    Irache recomienda asegurarse de la fiabilidad del vendedor y buscar fórmulas para pagar una vez que ya se ha recibido el producto

    Por todo ello, desde Irache se advierte a los consumidores que, antes de realizar una compra por internet, es conveniente comprobar la fiabilidad del vendedor, sea éste una empresa o un particular. Para ello, conviene asegurarse de que los datos que identifican al vendedor son verdaderos.
    En cualquier caso, siempre será más seguro buscar fórmulas por las que el consumidor sólo pague una vez que haya recibido el producto o pueda echar atrás el pago si el artículo adquirido no llega en la fecha y condiciones pactadas.
    Una vez que el consumidor ha sido víctima de la estafa conviene poner lo antes posible la denuncia correspondiente ante la policía. Para ello, será de gran ayuda haber conservado las condiciones de la compraventa y todos los documentos o comunicaciones que se hayan realizado